Nauta

Reportajes
Curar enfermedades, conocer la naturaleza completa y comprender el mundo amazónico es parte del aprendizaje que cada semana los abuelos kukama comparten con niños y jóvenes de Loreto. Foto: Carlos Rosales Purizaca 
05
Feb

Orgullo Kukama

Por Miguel Angulo Giraldo

¿Cómo se cura el sarampión? Para Julia Ipushima la clave está en cortar la cabeza del maduro –plátano- y dejarla remojar por una noche. Así lo comparte con las 6 niñas de Darwin Grande (en Nauta, a dos horas de Iquitos) que son parte de esta clase de la escuela Ikuari donde esta tarde se aprende a curar esta enfermedad.

Pero no solo se estudia esto, los pequeños que asisten cada semana a las clases de la escuela Ikuari (o escuela aprendiendo, en lengua kukama), conocen también todos los peces del río, las plantas y los relatos sobre el origen de los kukama.

Y es que la escuela Ikuari no es solo un espacio de aprendizaje formal donde se aprende a escribir o a leer en la lengua Kukama, es también un espacio de reconstrucción de historias de vida, del conocimiento ancestral de los abuelos, quienes son los últimos hablantes de kukama, un idioma que fue discriminado por años pero que hoy vuelve a tomar fuerza de la mano de los propios ancestros.

Una de esas grandes sabias es Julia Ipushima Manihuari, cuyo último apellido representa al “manuwaru” -un animalito que camina por la tierra-, una mujer que había olvidado hablar en su lengua materna porque decir “kukama” era sinónimo de burla, porque el idioma que su madre hablaba y ella también se fue olvidando con los años pero ha vuelto a hablarse con fuerza.

Somos Kukama

Pero esta escuela es un espacio menos rígido y más movible. Los niños y jóvenes cambian de escenarios constantemente: están cerca al río aprendiendo como se denominan en kukama la doncella, el paiche y los demás peces; están cerca a los árboles para comprender cómo cada hoja puede curarte las enfermedades; y también cantan, porque en la música recuerdan y aprenden jugando.

La mayoría de veces son 2 maestros, uno para los varones y otra para las mujeres, porque en Kukama existen diferencias que el propio lenguaje determina y que deben aprender. Decir somos kukama es comprender que el varón dice “Tana Kukama” mientras la mujer expresa “Pino Kukama”.

Este largo y arduo trabajo se complementa con un programa de fines de semana en la radio más conocida de Nauta, Radio Ucamara, los sábados de 5:00 a 6:00 a.m. y los domingos de 7:00 a 8:00 a.m., a cargo de los propios maestros de las escuelas Ikuari; y también con producciones de videos, de los cuales el primero y más exitoso fue el Kumbarikira, un rap en kukama donde muchos niños de la zona aparecen cantando.

Todo este proyecto, según cuenta Leonardo Tello -kukama de sangre y director de Radio Ucamara- empezó gracias al padre Miguel Ángel Cadenas, quien dio inicio al proyecto de las escuelas Ikuari reuniendo a un grupo de personas mayores, la mayoría de ellos animadores cristianos de la parroquia, con el fin de conversar de diversos temas: contaban sus vidas, sobre sus chacras y así, de a pocos, el padre comienza a preguntar cómo se nombraban en Kukama algunas plantas y animales, a lo que los abuelos respondían. Empezaban a recordar, después de muchos años, las palabras que de pequeños habían aprendido:

“No solo fue un proceso de acompañar a la gente sino de mirarse a sí mismo. Acompañar no solo era construir una ruta, era recrear la historia de los propios kukama, de los ríos y de la gente. Conocer cada historia en particular, la de cada maestro que había padecido la cruel época del caucho y la discriminación de su lengua, cuando decir kukama era un insulto y no una identidad aceptada”, destaca Tello.

En este proceso, el programa de radio fue el primer nexo para reconectar la lengua con la población: Kukama Kana Katupi (Los Kukamas aparecen) es el nombre del programa con el que la lengua empieza a escucharse en todo Nauta y puertos cercanos a través de Radio Ucamara.

Yumita Wara

Allí también llegó Julia Ipushima, nuestra yumita wara (la que enseña, en lengua kukama), quien recién pudo hablar frente al micrófono la cuarta vez que estuvo en la radio y que este sábado condujo el programa junto a Víctor Kanayo Pacaya, Presidente de la Asociación de Kukamas hablantes de Nauta.

“De 56 años vine a hablar nuevamente gracias a la radio, ahí recién vine a hablar otra vez mi kukama. Todos me escuchan. La primera vez no dormía cuando me han puesto, pensando cómo voy a hablar, cómo voy a saludar. ‘Enna kuena pada’, ‘enna kuema kidi’. Así saludaban mis abuelos. Eso lo tenía como una grabadora en la cabeza. Decía yo: ‘así se saluda, así voy a saludar yo’. Y yo lo dije así”, recuerda entre risas Ipushima.

Recuperar una lengua no es solo aprender a hablar con sus códigos y sus letras, es comprender cómo se construye el mundo desde y con ellos mismos. La experiencia de los Kukama Kukamiria por recuperar su lengua natal ha logrado conectar hoy a 2 generaciones antagónicas pero que ya empezaron el camino para poder todos juntos decir: Kano Kukama y Pino kukama.

Este reportaje se ha realizado con el apoyo de Comunicaciones Aliadas e Infostelle Peru e.V.

Publicado en el diario El Peruano 

You are donating to : Greennature Foundation

How much would you like to donate?
$10 $20 $30
Would you like to make regular donations? I would like to make donation(s)
How many times would you like this to recur? (including this payment) *
Name *
Last Name *
Email *
Phone
Address
Additional Note
paypalstripe
Loading...