Nauta

Reportajes
Población organizada ha logrado la recuperación de la taricaya. / SERNANPPoblación organizada ha logrado la recuperación de la taricaya. Foto: SERNANP
28
Ene

¿Quiénes se benefician con la comercialización de la taricaya?

Por Carlos Alberto Rosales Purizaca

Después de navegar tres horas desde Nauta, distrito de la región amazónica de Loreto, se aprecia un gran manto verde. El río se transforma en un espejo donde se refleja la vegetación tupida y las casas de la comunidad, que destacan por sus techos a dos aguas, para protegerse de las lluvias. Estamos en la Reserva Nacional Pacaya Samiria.

Esta reserva es la segunda área natural protegida con mayor extensión (2’080,000 ha) en el Perú, habitada por unas 206 comunidades integradas por nativos y colonos.

Durante el recorrido desfilan decenas de botes de pescadores, quienes recogen huevos de tortugas taricayas en la orilla del río para luego sembrarlas en playas artificiales en sus comunidades.

Esta actividad ha permitido recuperar la especie, generando ingresos económicos para algunos pobladores, pero son limitados, las empresas exportadoras son las que se llevan la mejor parte.

Población organizada

En 1994, pobladores de la cuenca del río Yanayacu se organizaron como Unidad de Pesca Comunitaria Yacu Tayta,  constiuyéndose en el primer grupo de manejo de taricayas. Durante diez años, los grupos de manejo se dedicaron solo a actividades de reanidación de huevos y liberación de crías, y de esa forma asegurar la recuperación de la especie.

En el 2005 se aprobó el primer plan de manejo de taricaya de la Reserva que permitió a grupos de manejo llevar a cabo un aprovechamiento del recurso con fines comerciales. En los planes de manejo se establecen las cuotas de aprovechamiento en beneficio de los grupos.

En el 2014 se recolectaron 48,558 nidos de taricaya provenientes de las cuencas Pacaya, Samiria y Yanayacu Pucate, lo que representó un ingreso para los grupos de manejo de 1’159,236 soles (US$340,952).

Los grupos de manejo ubican los nidos de taricayas, recolectan los huevos con mucho cuidado y los llevan a playas artificiales, que son lugares abiertos expuestos al sol, libres de la sombra de los árboles y de casas. Se debe liberar estos lugares de la hierba sin dejar raíces, y eliminar los nidos de hormigas, pues pueden atacar los huevos que se están incubando.

Desde que se incuban los huevos hasta que eclosionan transcurren en promedio 70 días, tiempo después del cual las taricayas son liberadas al medio natural.

La iniciativa está dando  buenos resultados, las taricayas se han recuperado, pero no todos los pobladores ven en esta una actividad que les dé el beneficio económico que esperaban.

Nilter Huaymacari Tamani, poblador de 9 de octubre, una comunidad que alberga a unas 125 familias, decidió dejar los grupos de manejo de taricaya porque después de 2 años de cuidar dicho recurso no veía beneficio económico alguno pues el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) aún no les permitía comercializarlo, primero tenían que asegurar la recuperación de la especie.

Esa es la razón por la que la mayoría de integrantes de la comunidad 9 de octubre prefiere dedicarse a varias otras actividades como la pesca de sábalo, boqui chico, lisa, palometa, o a la cosecha de limón, plátano, yuca, pepino, sandía, melón, lo que les resulta mucho más rentable.

A diferencia de Huaymacari, Segundo del Águila, poblador de la comunidad campesina de Buenos Aires, afirma que después de 10 años liberando al medio natural este recurso ya tiene autorización para comercializarlo, gracias a un convenio con el SERNANP, que les permite destinar 30% a la liberación y 70% a la comercialización. En el 2015 han sembrado 150 nidos de taricayas, lo que equivale a unos 5,000 huevos. Del Águila manifiesta estar satisfecho con los beneficios económicos de este negocio.

En la campaña de 2015 para la recolección y reanidación de taricayas en la Reserva, que se inició en agosto, participaron 40 grupos de manejo que aprovechan la taricaya. Esta se realizó hasta fines de octubre, mes en el que las crías salieron de los huevos, para beneficiar directamente a 2,500 personas dedicadas al aprovechamiento de esta especie.

¿Beneficios económicos?

Un grupo que maneja taricaya integrado por ocho personas por ejemplo, puede llegar a obtener un ingreso promedio anual de 93,000 soles ($27,353), pero aproximadamente 44% de ese monto se debe destinar a gastos por control y vigilancia, con lo cual cada persona percibiría un ingreso mensual de 541.35 soles ($160).

Este monto resulta insuficiente para poder mantener una canasta básica familiar. Así lo afirma el biólogo Herman Ruiz Abecasis, coordinador regional ambiental del SERNANP-Loreto.

El especialista advierte que los ingresos se ven mermados en su mayoría por costos asociados al control y vigilancia (combustible, alimentos, lubricantes, mantenimiento del puesto, medicinas e imprevistos), pues los integrantes de los grupos de manejo se turnan para vigilar a diario el sector, buscando infractores.

Sobre el tema, Noga Shanee, representante de la ONG Neotropical Primate Conservation, aseveró que si un grupo de manejo con 10 integrantes lograba obtener 3,000 tortugas, cada familia solo recibiría 1,500 soles ($441) durante todo el año.

Entre los principales clientes de los grupos de manejo están empresas que exportan taricayas al continente asiático.

 El principal destino de exportación es la China, donde tener una tortuga en casa es símbolo de riqueza y amuleto de buena suerte, según Milagros Ferreira, gerente general de MF Tropical Fish, empresa loretana exportadora y comercializadora de recursos naturales como peces ornamentales, saurios y taricayas. El 40% de lo que exportan lo constituyen taricayas.

Para Ferreira, su representada apostó desde 2005 por este negocio. El 2014 compró 212,000 taricayas a los grupos de manejo, que se vendieron a China. El precio es de 5 soles (US$1.47) en la Reserva y en el mercado chino es de US$3.50. Según ella, el mercado asiático ofrece una demanda de este recurso para 5 años más.

Guillermo Pin, representante de Aqua Trade, empresa peruana que se dedica a la exportación de peces ornamentales y taricayas, afirma que las taricayas se exportan al continente asiático como uso ornamental, es decir, mascotas domésticas. Su empresa exportó el 2014 alrededor de 80,000 ejemplares.

Shanee señala que en 2013 hubo grupos que solo sacaron 850 ejemplares de taricayas, por tanto los que realmente se  beneficiaron serían los exportadores, que mueven grandes volúmenes de venta.

Han pasado más de 30 años desde que se creó la Reserva Nacional Pacaya Samiria y pese a que la gestión de la taricaya se ha convertido en un negocio, hay especialistas como Ruiz y Shanee que advierten que los verdaderos beneficiarios económicos de esta comercialización no son precisamente las comunidades dedicadas a su manejo.

Por eso, los especialistas recomiendan la necesidad de realizar mejores estudios biológicos y socioeconómicos que analicen las dimensiones de esta situación.//

Este reportaje se ha realizado con el apoyo de Comunicaciones Aliadas e Infostelle Peru e.V.

You are donating to : Greennature Foundation

How much would you like to donate?
$10 $20 $30
Would you like to make regular donations? I would like to make donation(s)
How many times would you like this to recur? (including this payment) *
Name *
Last Name *
Email *
Phone
Address
Additional Note
paypalstripe
Loading...